Escorts con un público diferente

escorts en madrid

Cuando hablamos de escorts, de buenas a primeras probablemente nos vendrá a la cabeza una escena donde aparecerán una chica joven y bonita con un hombre entrado en años, perfil Silvio Berlusconi quizás. Pero no todos los clientes corresponden a este estereotipo – algo sobado, por cierto -, ni si quiera todos son hombres.

Estudios recientes revelan que cada más y más mujeres pagan por lo que la industria llama “experiencias sensuales”, y el número de escorts masculinos crece sin parar para cubrir esta demanda en auge. El estudio concluye que muchas mujeres usuarias no tienen tiempo para una relación o no la quieren tener, mientras que otras aprovechan la oferta de los profesionales para hacer tríos solas o con sus parejas.

Un nuevo fenómeno interesante es el de las agencias de escorts en Madrid para lesbianas, que ya han tenido un éxito rotundo en Gran Bretaña. La sexualidad femenina se ha liberalizado y superado muchos tabúes, siendo muchas las mujeres heterosexuales que sienten curiosidad por experimentar con otra mujer. Sin embargo, esta curiosidad no va siempre ligada al atrevimiento, por lo que muchas mujeres que no se sienten cómodas para buscar una compañera de experiencia por sí mismas y tener una cita convencional, pueden acudir a una agencia de escorts que ofrezca servicios lésbicos.

 

El perfil del público

 

Por lo general, los precios de este tipo de servicios son bastante elevados, casi de lujo. Por lo que la mayoría de usuarias atraídas son mujeres de alto poder adquisitivo, con frecuencia ejecutivas internacionales de paso por la ciudad.

Pero también hay un frecuente perfil de mujeres de ente 40 y 55 años, que tienen dudas sobre su orientación sexual y quieren contratar los servicios de una escort para hacer una especia de “test personal”. Pagar a una escort garantiza, comparado con una cita convencional con otra mujer, discreción y total privacidad, así como la oportunidad de una experiencia sensual secreta.

No están completamente seguras de ser homosexuales y por eso quieren mantener la máxima discreción antes de dar un paso público en sociedad. Al igual que en los servicios convencionales, las agencias de escorts ofrecen siempre la mayor discreción e intimidad, por lo que se convierten en una alternativa mucho más conveniente que un bar o una cita de Tinder.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *