¿Qué le pasa a nuestro cuerpo si no tenemos sexo?

falta de sexo

Una novia, una amiga especial o escorts en Barcelona pueden ser tus grandes recursos a la hora de practicar sexo de manera habitual. Que, al fin y al cabo, es lo que deberías hacer, ya que el cuerpo requiere de este tipo de actividad con tal de mantenerse en buen estado.

Seguro que ya conoces los numerosos beneficios que tiene el sexo en nuestro cuerpo. Pero ¿sabes, también, qué le pasa si no tenemos sexo en mucho tiempo? Como podrás imaginar, nada que vayamos a echar en falta.

A continuación, te contamos algunos de los principales efectos negativos:

Más ansiedad

Cuando vivimos en celibato por motivos ajenos a nosotros mismos (es decir, que no hemos escogido prescindir del sexo voluntariamente) sufrimos más ansiedad y nerviosismo, ya que no gozamos de la liberación de oxitocina ni endorfinas que genera el sexo.

Cuidado genital

Puede parecerte broma, pero nada más lejos de la realidad: mantener relaciones sexuales hace que nuestros genitales se mantengan activos, en forma. La falta de ejercicio, como en cualquier otra parte del cuerpo, genera laxitud. Para las mujeres, esto es lo que ocurre en la vagina. Para los hombres, el riesgo es sufrir problemas en la próstata, ya que eyacular hace que se pongan en marcha mecanismos musculares, neuronales y endocrinos que hacen que el líquido fluya y que se descongestione la próstata. Por lo tanto, si no tienes sexo, mastúrbate.

Sistema menos inmune

Cuando pasamos por largas épocas sin sexo, nos volvemos más propensos a contraer diversas enfermedades e infecciones. Nuestros glóbulos blancos se vuelven menos eficientes.

Agresividad

Numerosos estudios sobre sexo y salud indican que hay una relación de causa – consecuencia directa entre la falta de sexo y un carácter más agresivo que de costumbre. Se dice que las culturas más abiertas sexualmente son, también, más pacíficas.

¿Más inteligente por celibato? Mentira

Sin embargo, la creencia popular de que la abstinencia nos hace inteligentes es una burda mentira demostrada por científicos, cuyos estudios demuestran que la actividad sexual aumenta el crecimiento de las neuronas en el hipocampo del cerebro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *