Los mitos más comunes sobre el pene

pene

Personas expertas en sexología o que trabajan en el campo del sexo, como las chicas del local Putas Barcelona, seguro que saben contarte todo lo que necesitas sobre las verdades y mentiras que se dicen acerca del miembro viril. Sin embargo, hoy es el tema del que vamos a hablarte: los mitos a su alrededor.

Sobre su tamaño

Seguro que has escuchado que el tamaño del pene es proporcional al de la mano o del pie, o a la distancia entre la punta del pulgar y del dedo índice en su máxima separación. Pero es mentira.

¿Tiene un hueso?

Algunos animales sí tienen un hueso en el pene, pero este no es el caso del ser humano. El pene está hecho de cuerpos cavernosos y esponjosos, lo que ayudan a que, durante el sexo, las cavidades se llenen de sangre y lo haga crecer.

Cuanto más grande, mejor

Se cree que un pene más grande también aporta más placer. Sin embargo, la vagina puede llegar a tener un máximo de 14 centímetros de profundidad, pero la mayor sensibilidad se encuentra en los primeros 4 centímetros. Además, un pene demasiado grande puede ser doloroso para la vagina.

Sólo el pene da placer

No, y, de hecho, muchas mujeres sólo son capaces de alcanzar el orgasmo mediante el sexo clitoriano.

Es flexible

No tiene articulaciones, y se puede doblar ligeramente durante el coito, pero eso no quiere decir que se pueda doblar, lo cual resultaría muy doloroso.

Se puede alargar

Miles de productos nos acosan por Internet asegurando que son capaces de alargar el pene, pero lo cierto es que nunca se ha comprobado la efectividad de ninguno de ellos. Además, por lo general, sólo crece hasta que el hombre cumple los 20 años, como máximo.

Se puede ejercitar

El pene no tiene músculos, por lo que levantar peso con él no lo hará cambiar en absoluto. Sin embargo, esto sí puede ayudar a ejercitar la musculatura pélvica.

Sobre la eyaculación

Hay quien asegura que eyacular a diario puede ser negativo, que puede traer problemas reproductivos o llevar a perder energía sexual. Sin embargo, en realidad, la periodicidad dependerá de cada persona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *